El Megáfono.net

VIERNES 20 DE OCTUBRE 2017 - EDICIÓN N° 356
SEMANARIO INFORMATIVO
RÍO CUARTO - CORDOBA

 

 

 

 338X119

 

“Es mentira que hay una sola alternativa”

[entrevista] Gustavo Busso, economista

El docente analiza las primeras medidas tomadas por el gobierno de Macri. “Los anuncios significan una transferencia de recursos hacia los sectores concentrados”, afirma.

Material Complementario

El economista y miembro del Plan Fénix Córdoba, Gustavo Busso, hace un análisis de las primeras medidas económicas adoptadas por el gobierno de Mauricio Macri.

Dólar, salario y deuda pública son los conceptos centrales sobre los que se explaya el docente universitario.

- ¿Qué análisis hace de las primeras medidas de Macri?

- Veníamos sosteniendo que una de las posibilidades antes de las PASO o uno de los modelos posibles que podía llegar a triunfar era este  que ha triunfado ahora. Uno que lo denominamos modelo neoliberal, de un ajuste típico como generalmente recomienda el Fondo Monetario Internacional  (FMI) y un alineamiento geopolítico unipolar con hegemonía de Estados Unidos.

- ¿Bajo ese esquema político se tomaron las medidas económicas?

- En su campaña no reconocía que iba a hacer lo que terminó haciendo. Sin embargo, lo que vimos en los primeros días fue una brutal devaluación de más del 40 %, acompañada, y esto es inédito en la economía argentina, de una baja en las retenciones. Generalmente son medidas que se dan de forma distinta. Y todo esto en el contexto de que además sube la tasa de interés. Y no termina allí. Hay que sumarle el anunciado aumento de tarifas.

- ¿Esas son medidas neoliberales?

- Son medidas que apuntan a generar recesión en la economía argentina y van a generar una redistribución o una distribución regresiva del ingreso. Estos anuncios significan una transferencia de riquezas de más de 60 mil millones de dólares hacia los sectores con activos en dólares, y fundamentalmente el campo y el sector financiero. Hasta ahora por lo que viene anunciando el actual gobierno, es un modelo de transferencia de riquezas de abajo hacia arriba; esto es de los sectores asalariados, el pequeño y mediano capital, hacia el capital más concentrado y trasnacionalizado.

- ¿Cómo opera concretamente esta transferencia de recursos?

- Opera, por un lado, a través de aumentos de precios generados por la eliminación de retenciones. Ahora el precio que pagaremos por el trigo, el maíz, y todo sus derivados e incluso de la soja y sus derivados, se acercará más al precio internacional y se desacopla del precio local. Por ejemplo: la carne de pollo, la carne de vaca y la carne de cerdo ya que esos animales se alimentan de esos cultivos que ahora se exportan.

- ¿Y con la devaluación?

- Allí también hay un aumento de precios porque la producción argentina tiene un alto componente de producción extranjera. Por ejemplo en lo automotriz, más de un 60 % es importado. Pero no solamente eso, gran parte de los electrodomésticos, gran parte de varios insumos  básicos de la industria de los medicamentos, para alimentos y para distintos tipos de producción industrial y fabril, se necesitan estos insumos importados. Por lo tanto habrá aumentos de precios  no solamente alimenticios sino también de otro tipo de bienes. Por lo tanto en conjunto hay una transferencia muy fuerte, y opera bajando la capacidad de consumo de las personas, disminuyéndola y deprimiendo el mercado interno.

- Hay sectores que plantean que la devaluación no se podía evitar. ¿Era posible no devaluar?

- Es mentira que hay una sola alternativa, como tampoco era la única alternativa lo que hizo por ejemplo Cristina Fernández de Kirchner cuando ganó en el 2011. Había varias alternativas posibles, y también en ese momento la oposición y este equipo económico en conjunto decían que había que aplicar las mismas medidas que se están aplicando ahora. Si se hubiese hecho como ellos proponían, Argentina hubiese tenido un desempeño económico mucho más bajo del que tuvo. Hay que señalar que tenemos un contexto de crisis internacional y una caída en la tasa de crecimiento de todos los países latinoamericanos en cuyo caso en el año 2010 estaban creciendo alrededor del 5,5 % y con el correr de los años fue bajando como una escalerita hasta llegar este año que va a estar entre el 0 y el 0,5 %. Pero Argentina siempre estuvo en un nivel superior y este año rondará un 1 %.

- ¿Podría haberse tomado otro camino?

- Sí. Porque estas medidas contribuyen a deprimir la demanda, a deprimir el consumo y afecta al mercado interno. Y además, por la recesión que hay a nivel internacional, una devaluación no necesariamente va a generar mayor exportación. No es un problema de devaluación el que tenemos, es un problema de estructura productiva y de escasez de dólares, y se necesita distribuir para crecer y crecer para distribuir, y este gobierno está tomando las medidas exactamente contrarias de las que se necesitan para crecer, generar empleo y reducir la pobreza.

- ¿Es irreversible este proceso?

- Habrá que ver si hay algunos otras medidas que reviertan este proceso, sino es así el escenario para el año 2016 va  a ser de recesión económica de por lo menos un 2 % abajo y una caída del salario real mayor al 10 %.

 

Compartir

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar