El Megáfono.net

VIERNES 20 DE OCTUBRE 2017 - EDICIÓN N° 356
SEMANARIO INFORMATIVO
RÍO CUARTO - CORDOBA

 

 

 

 338X119

 

“Están condicionando la política económica”

[entrevista] Julia Strada, politóloga e integrante de CEPA

La especialista en economía dice que el arreglo con los fondos buitre duplicará la deuda en dólares en relación al PBI. “Gran parte del presupuesto se compromete al pago de intereses”, sostiene.

El próximo martes diputados debatirán el proyecto de ley para pagarle a los fondos buitre, que ya tienen dictamen de comisión con acuerdo del Frente Renovador y el Bloque Justicialista (ver “Proyectos”). La aprobación de este proyecto y la derogación de la Ley Cerrojo y Pago Soberano, son la condición para cerrar el acuerdo que ya anunció el gobierno nacional. El centro en cuestión es cuál será el impacto para el país y su endeudamiento. Sobre esto responde Julia Strada; politóloga, especialista en economía e integrante del Centro de Economía Política Argentina (CEPA); en una entrevista con El Megáfono.

-¿En qué consiste el acuerdo entre el gobierno nacional y los fondos buitre?

- El proyecto tiene que ver con un arreglo por alrededor de 13.500 millones de dólares de manera correlativa con un endeudamiento. Argentina acuerda con el 3,5 por ciento de los acreedores y no con el 7 por ciento del total restante. Es interesante remarcar que si se pagaron cerca de 30 mil millones de dólares sobre el 93 por ciento de los acreedores (en la reestructuración de 2005 y 2010 (ver “reestructuración”), pagar 13.500 millones por 3,5 es claramente una negociación negativa para el país. Los números hablan por sí solos.

- ¿Existen garantías para que el 93 % de acreedores que acordaron anteriormente no litiguen contra el país?

- El problema es que al violar la cláusula pari passu, que es igualdad de trato para todos los acreedores, tendemos a sentar un precedente para que bonistas que aceptaron anteriormente cifras de descuento significativas cercanas al 50 y 75 por ciento, exijan tener el mismo tratamiento que van a tener los buitres de aprobarse en el Congreso, que es un reconocimiento de ganancias entre un 150 y 200 % en pago en efectivo.

- ¿Cómo es el endeudamiento que tomará el país?

- Argentina se endeuda y automáticamente esos fondos ni siquiera entran al país para fortalecer obras de infraestructura o desarrollo productivo, sino que van directamente a las arcas de los fondos buitre. Ese endeudamiento de 13.500 millones de dólares es el primer paso para una serie de endeudamientos posteriores que tiene que financiar ese primer endeudamiento, y a una tasa del 7 por ciento anual que ni siquiera es una tasa baja.

- ¿Qué impacto tiene para el país?

- En una economía periférica como Argentina el objetivo es el desarrollo económico con un patrón que no puede ser el del mercado financiero. Entonces si vos te endeudas con organismos multilaterales de crédito o la banca transnacional que claramente adopta un patrón financiero lo que haces es condicionar tu política económica local. Pero no solo eso, también en condicionamientos materiales concretos que es el pago de intereses que está sujeta Argentina en los próximos años.

-¿De qué manera?

- Si partimos de una base de 5 mil millones que es la supuesta “herencia” del kirchnerismo, o sea un 8 % en dólares de deuda sobre el PBI; y a eso le sumamos 15 mil millones de dólares más de deuda, más la devaluación del 50 % que te incrementa el peso de la deuda en dólares sobre el PBI, entonces resulta cada vez más pesada esa deuda. La deuda en dólar pasaría a 18,9 del PBI, es decir, más que duplicarse de lo que recibió el macrismo tras la salida de kirchnerismo. Eso significaría el compromiso de recursos por 105 mil millones de pesos al año. Gran parte del presupuesto se compromete al pago de intereses.

- ¿Qué implica derogar la Ley Cerrojo y de Pago Soberano?

- Lo que se proponía en la Ley de pago soberano era un cambio en la sede de pago, el agente intermediario, y además Argentina depositaba acá, entonces los acreedores cobraban acá. Lo que restablecía las pérdidas de soberanía que Argentina tuvo hasta mediadas de los años ´80, y no solo Argentina sino muchos países latinoamericanos que se endeudaron y una de las condiciones que se aplicaron fue la cesión de jurisdicción. Este es el problema que estamos teniendo con Griesa que decide sobre el futuro de los 42 millones de argentinos.

-¿Cuál es la salida a esta situación?

- En términos más productivos, el objetivo es alcanzar un desarrollo industrial que permita que la deuda externa no sea un problema cíclico que atraviese la economía argentina de manera constante. Aunque para los que se ubican en el neoliberalismo, la Argentina debería poder seguir sosteniéndose como un país primario exportador y en todo caso recurrir al sistema financiero para financiarse. Nosotros entendemos que eso siempre termina en crisis cíclica. Entonces la modificación de fondo es la estructura productiva.

 

Compartir

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar