El Megáfono.net

VIERNES 20 DE OCTUBRE 2017 - EDICIÓN N° 356
SEMANARIO INFORMATIVO
RÍO CUARTO - CORDOBA

 

 

 

 338X119

 

“Contamos la verdad, sin odio ni rencores”

ENTREVISTA

La militante analizó el pasado, el presente y el futuro de los  DD.HH a 41 años del último golpe cívico militar.

 

"ESTOY VIVA Y TENGO A MI HIJA"

 

Retomar el pasado para construir el futuro. Sobre esa premisa trabaja la Asociación de los ex presos políticos de la última dictadura cívica militar. En el marco de la Semana de la Memoria, Matilde Berne analizó la situación sobre los Derechos Humanos a 41 años del último golpe de Estado más sangriento de nuestro país. -Es una semana intensa para las organizaciones de Derechos Humanos. ¿Qué significa? Lo que se hace esta semana es sumamente importante. Trabajamos agrupaciones de Derechos Humanos, ex presos políticos, familiares de desaparecidos y otras organizaciones en escuelas para que nuevas generaciones que nacieron en democracia entiendan lo que fue nuestra historia. Somos testigos vivientes de una etapa dura pero real. Contamos la verdad sin odio ni rencores, pero la verdad. Hay que hacer un parangón de lo que vivimos en aquellas épocas con los tiempos en democracia de nuestro país. -¿Qué se disputaba en aquella época? -Queríamos otro país. Se murió Perón y quedó Isabelita y López Rega, era una política liberal de absoluta derecha donde los intereses que se disputaban no era un país para todos y eso fue continuado por la dictadura. Queríamos un país con inclusión para todos, con las mismas oportunidades. Queríamos formar la Patria Grande de América Latina. Néstor y Cristina nos mostraron que lo que nosotros planteábamos es posible, pero en 12 años no podes cambiar 400 años de historia. Hay que 

profundizar mucho más un proyecto, no olvidando que la Patria es el otro, poder socializar que hay que ir todos para el mismo lado. Por eso es tan duro lo que estamos viviendo actualmente.
-¿Cómo analiza esta etapa?
Patética. Es un retroceso de 50 años. Nos va a costar rehacer un montón de cosas, porque han sembrado odio, más allá del egoísmo y liberalismo. Sacan a relucir la teoría de los dos demonios, si son 30 u 8 mil desaparecidos, ya es una tragedia. Seguimos sin encontrar a nuestros nietos ¿sabes el dolor que tienen esas madres de haber perdido a sus hijos para que todavía le digan que están en Francia disfrutando? Es muy doloroso. Nos están denigrando como país. Esta historieta de que “caes en la educación pública” es una actitud de desprecio para todos los que hemos ido a la escuela estatal que ha dado cinco premios nobeles. Cuando se vayan vamos a tener el país fundido, endeudado, empresas privatizadas. Están vendiendo la Patagonia, nuestros recursos naturales, y cosas muy profundas como muchas personas que perdieron su trabajo.
-¿Cómo se afronta esto?
-Ganándoles. Y lo peor que puede pasar es que se vayan antes. No los podemos sacar.
-¿Y qué pueden hacer organizaciones o instituciones que no detentan el poder?
-En nuestro caso, vamos a las escuelas y contamos lo que fue el golpe para contrarrestar lo que están diciendo de la teoría de los dos demonios, sobre los desaparecidos, explicamos un montón de cosas para que se manejen con la verdad, después pueden pensar lo que quieren. También participamos del Observatorio de Derechos Humanos de la Universidad donde planteamos que la Justicia pueda llegar a los barrios a través del programa Atajos, garantizando que los vecinos de los barrios puedan tener acceso a la Justicia. Tenemos que estar preparados para formar a los jóvenes. Y hacemos todo esto boca a boca, en los barrios, vecinales, porque tenemos poca prensa.
-¿Cómo ve a la juventud?
-Néstor logró que la juventud vuelva a participar en política. Hoy veo a la juventud comprometida, realmente se van a poner las pilas. No son el futuro son el presente. Veo que se están formando y lo están haciendo bien, defienden los derechos, todo el espacio que se abrió lo están sabiendo aprovechar. Nosotros tenemos la experiencia, y tenemos que transmitirlas a la juventud que son los que tendrán que hacer las cosas.
-¿Cómo y con quién hay que construir en ese sentido?
-Fundamentalmente trabajar con el pueblo. No alcanza con ir a los barrios y darle la copa de leche, o discutir solo paritarias, eso es reivindicar y está bien, pero no queda ahí. Hay que darles herramientas para que entiendan y discutan la política, con eso puede transformar, pensar. Tenemos que dar herramientas para que después de eso tú derecho no se termine ahí, y que el derecho que vos conseguiste lo tenga el otro, el que tenes al lado. Y para eso tenemos que estar organizados. Hay que plantearle al pueblo qué es lo que tiene que discutir, y las organizaciones tienen que trabajar en eso.

Compartir

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar