El Megáfono.net

VIERNES 20 DE OCTUBRE 2017 - EDICIÓN N° 356
SEMANARIO INFORMATIVO
RÍO CUARTO - CORDOBA

 

 

 

 338X119

 

El debilitamiento regional en la crisis económica global

ENTREVISTA

Las economías reales luchan por atenuar la brecha con la especulación financiera. Reacciones nacionalistas que rompen la integración latinoamericana.

 

Latinoamérica ¿en qué y para que mundo?

 

América Latina viene de reveses en un mundo que va a los tumbos y a los tiros. Inestabilidades económicas e institucionales dentro de los países y entre las naciones. Las últimas noticias y estadísticos de Brasil, Venezuela, Argen-tina, son una muestra del cambio de época. En nuestro continente, la investigadora cubana Lourdes Regueiro, hace hincapié en "el debilitamiento de la concertación regional" que fue "lo estructural" de lo logrado por los llamados gobiernos progresistas o populares de la región aun cuando que no tenían en común un mismo horizonte de cambio. ¿Cómo es eso?
"El cambio estructural se dió, más que todo, en las relaciones externas -dice Regueiro luego de un respiro tras la disertación presentada en la UNRC-. Creo que el denominador común en estos gobiernos fue la recu-peración de la region como la plataforma de desarrollo de los procesos domésticos, cosa que no debe ser suberstimada en la proyeccion y en la valoración de estos gobiernos pero, claro que con las diferencias entre ellos que quedaron a la vista. Algunos se fueron, no voy a decir radicalizando, pero dieron a la región mucho más de lo que se hubiera esperado. De otros, uno habría esperado más y dieron menos incluso en apoyo a políticas o a proyectos regionales.
-¿Qué pasó?
-En general, creo que prevaleció finalmente la dinamica nacional y el tema doméstico fue consumiendo a estos gobiernos. En este sentido, no de una manera muy visible, hay señales del debilitamiento de la concertacion regional.
-¿Por qué cree que se debilitó este punto común?
-Estos gobiernos tenían muchas características comunes y quizás no fueron debidamente valoradas. Primero, que el auge de los precios de los commodities en el entorno global facilitó que canalizaran la voluntad política en una distribución de la renta más equitativa de como venía siendo. Y quizás por eso vimos en esos gobiernos la posibilidad de una transformación revolucionaria que no ocurrió. Hay que señalar que estos procesos se dieron en el marco de una institucionalidad que no remueve las estructuras del estado, que es lo que implicaría un cambio revolucionario. El elemento de peso aquí tiene que ver con las alianzas con las que muchos de estos gobiernos llegaron a ser gobierno. Cosa que quedó en evidencia cuando se empezó a calentar el escenario político y le dieron prioridad a la satisfacción de las demandas de estos sectores económicamente con mayor poder. Tambíen creo que estos gobiernos se vieron sometidos a la presión de estar demostrando su legitimidad entre plebiscitos al punto que el proyecto con el que habían subido termina convertido en un proyecto electoralista. En su lógica, la manera de mantener lo conquistado era mantener el gobierno y entonces muchas de las acciones eran más concesiones o simplemente satisfacer demandas que son justamente las que habrían implicado una transformación más profunda. Aquí entonces, otro elemento común: la fuerte presión tanto de la oposición interna como del sectores externos, que se montaron en errores y en insatisfacciones para acelerar la caída de muchos de ellos. Cuando no lo lograron por elecciones, lo hicieron por la vía judicial. Pero siempre con acusaciones de corrupción.
-¿Qué pasa hoy, cuando los sectores más liberales que destituyeron a los populares, tampoco pueden gobernar?
-Muy buena parte de la academia ha visto comportamientos homogeneos donde en verdad lo que hay son tendencias bien diferentes en el comportamiento de los capitales, como si no hubiese fracturas también al interior de ellos. En este sentido, ha cobrado expresion política una tendencia de la cual se hablaba poco, que tenía quizas menos espacio pero que estaba latente, es decir, que no había sido superada, y que de haber ganado Marine Le Pen (candidata presidencial del Frente Nacional) en Francia, hubiera concretado una mayor concertación.
-¿La salida de Gran Bretaña de la Unión Europea va en ese mismo sentido?
-El Brexit, yo diría que es expresión también de esta tendencia. Pero es expresión y resultado de las insatisfacciones con el proyecto neoliberal que exacerban la xenofobia. Creo que el Brexit ha sido expresión de esto y que podríamos decir es coherente con la filosofía que plantea Donald Trump en su retórica. No tengo muy claro lo que pasa en la práctica. Hay muchas divisiones pero esto está presente también en la plataforma del gobierno del Partido Republicano que de manera muy clara y muy precisa plantea la preeminencia de EEUU en todo tipo de acuerdos internacionales. Es una tendencia que está clara y viva en la sociedad, en las llamadas potencias globales ya que son capitales cuya realización económica ocurre fundamentalmente en su mercado interno que al haberse visto deprimido y deteriorado por efectos de la globalización en el entorno mundial, que señalaba antes, intentan ahora recuperarse.
-¿Pero el mundo cambió y la preminencia ahora es del sector financiero?
-Lo que intentan es recuperar o atenuar la brecha en la forma de funcionamiento del capital, entre el capital financiero y la economía real. Creo que esa es una cuestión que esta presente detrás de todo lo que esta ocurriendo: la insostenibilidad de esa brecha existente en estas dos formas de realización del capital, para poder superar la crisis.

Compartir

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar