El Megáfono.net

VIERNES 20 DE OCTUBRE 2017 - EDICIÓN N° 356
SEMANARIO INFORMATIVO
RÍO CUARTO - CORDOBA

 

 

 

 338X119

 

"TENEMOS UNA HEGEMONIA DE LAS IDEAS LIBERALES"

ENTREVISTA - MARCO AURELIO GARCIA

 

Brasil no solo es el país más grande en América Latina, sino que sus inclinaciones son gravitantes para la región. El golpe parlamentario a Dilma Roussef significó un cambio de etapa, en sincronía con otros sucesos como el triunfo electoral de Mauricio Macri en Argentina. "Hay que tener inteligencia para saber dónde erramos", dice Marco Aurelio García, quien estuvo en la ciudad de Río Cuarto invitado por el Partido Justicialista.
Aurelio García fue asesor de los mandatarios brasileros Lula Da Silva y Dilma Rousseff cuando la integración latinoamericana era agenda de gobiernos populares y se impulsaban proyectos estratégicos para desarollar la soberanía en la región. La situación cambió y muchos de las iniciativas quedaron truncas. De esto habla uno de los referentes y fundador del Partido de los Trabajadores (PT) brasilero en la conferencia de prensa realizada ayer.
-¿Por qué llegamos a la situación actual?
-Faltaron muchas cosas. Era un proceso que estaba comenzando, el proceso de integración europea también tuvo sus problemas y llevó mucho más tiempo. Los países que buscaban integrarse venían de situaciones distintas. Si nosotros hubiésemos podido avanzar más, por ejemplo en la integración industrial de los dos países, habría algunos rubros que podríamos empujar con mas fuerza.
-¿Cuál es la situación hoy de Brasil?
-Es muy mala. Es el resultado de un golpe de Estado parlamentario, que es ese nuevo tipo de golpe que no tiene más cañones o fusiles, sino que tiene inicitativas de tipo parlamentario. Hay un fenómeno novedoso que es la judicialización de la política que tiene como contra parte la politización de la Justicia. Supone una crisis institucional. El gobierno de Temer prometía arreglar la situación económica, pero la agravó.
-¿De qué manera?
-Estamos en el tercer año de reseción. Hay un desmonte completo de todas las conquistas sociales de los trabajadores. Hoy en día se proponen no solo cambiar aspectos de la ley de pensiones sino cambiar el concepto mismo de seguridad social, que terminaría bajo control del capital financiero.
-¿Cómo analiza lo que ocurre en Venezuela?
-Uno de los errores que los venezolanos y los gobernantes cometieron fue no haber impulsado un proceso de cambio económico para salir de la trampa del petroleo. El petróleo es una maravilla porque produce recursos muy grandes, pero es una maldición porque hace que el país quede dependiente del exterior. A todos nos preocupa mucho la situación actual del país, el hecho de que se esté muriendo gente, porque no hay muertes de izquierda o de derecha, los muertos son muertos. En el pasado la comunidad sudamericana ayudó en las crisis de aquel país. Hoy en día la mayoría de los países no se movilizan para ayudar a Venezuela sino que se movilizan para cuadrarse con la oposición o sectores de la oposición. Ese es a mi juicio el camino que perdimos.
-¿Cómo se retoma el rumbo en la región?
-Con la gente en las calles, con inteligencia política y unidad. Creo que es un momento en cual la unidad de los sectores democráticos y progresistas es fundamental. Cuando hablo de inteligencia es porque tenemos que saber por qué se interrumpió o se mermó el proceso.
-¿Qué se tendría que hacer para retormar la integración?
-En primer lugar revisar el diagnóstico que nosotros hicimos cuando creamos UNASUR. Ahí se planteaba concretamente que teníamos un conjunto de cartas de triunfo importantes: potencial agrícola, de recursos minerales, energéticos. Pero a la vez también sabíamos que había un problema real que era una pequeña infraestructura que nos permitiera romper con la balcanizacion de la región. Algo se hizo de eso. Diría que faltan los temas de infraestructura y conectividad de los países, que son esenciales.
-¿Y lo financiero?
-Después de desarrollar infraestructura y conectividad vamos a avanzar en cuestiones más complejas que son de integración financiera. Creo que debiéramos comenzar con un programa sobrio pero eficiente de integración productiva.
-¿Con quiénes retomar esta agenda?
-Nosotros tenemos una hegemonía de las ideas liberales en la sociedad. Esas hegemonías lejos de resolver los problemas que tenemos los complican un poco mas. El sujeto hoy en día es un sujeto complejo, no es más solo la clase obrera tradicional. Hay que ver claramente un programa, que no es necesariamente un texto escrito, sino ideas claves de mudanza social que sean capaces de articular una base ciudadana. Hay tres grandes ejes: eliminación de la desigualdad; constitución del Estado democrático con amplia participación y la defensa de la soberanía nacional.
-Macri propone unificar Mercosur con Pacífico. ¿Qué impacto tiene esto?
-Nosotros ya habíamos propuesto hacer un acercamiento de la Alianza Pacifico con el Mercosur. Creo que hoy no hay tanta necesidad de los acuerdos de libre comercio porque hay una caída en América del Sur que viene desde hace mucho tiempo. Además me da la impresión que acuerdos de libre comercio ya no tienen la importancia que tuvieron en el pasado. Lo que hay muchas veces es un intento de hacer proselitismo ideológico de ideas del libre comercio como si fuera la salvación de nuestro país.

Compartir

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar