El Megáfono.net

VIERNES 20 DE OCTUBRE 2017 - EDICIÓN N° 356
SEMANARIO INFORMATIVO
RÍO CUARTO - CORDOBA

 

 

 

 338X119

 

LA INTERVENCION ES LEY

POLITICA DE GOBIERNO. LOS TRABAJADORES Y EL MODELO.

Los datos sobre precarización, el avance oficial sobre dirigentes gremiales, los fondos de las obras sociales sindicales y la reforma laboral: el variado telón sobre el que danzan el gobierno y la CGT, de cara al Confederal.

Intervenciones y detenciones

Financiamiento a Obras Sociales

Reforma Carioca

Se reunieron Iglesia y CGT

Represión en el Ingenio Ledesma

 

En las filas gubernamentales, empresariales -y en ciertos sectores gremiales- nacionales parece haber un consenso absoluto: debe haber modificaciones en la forma en que se organiza el trabajo en la Argentina. "Bajar los costos laborales", "modernizar" los contratos de trabajo, "blanquear" el trabajo en negro "perdonando" deudas de aportes patronales, son consignas recurrentes. "No vamos a hacer una reforma a la brasilera", es la voz oficial del Ministro de Trabajo Jorge Triaca, repetida una y otra vez a los medios de comunicación y en las reuniones con los dirigentes nacionales del sindicalismo.
Sin embargo, otros funcionarios del oficialismo parecen tener una retórica un poco más "arriesgada", sobre todo en tiempos pre-electorales: “Los sindicatos tienen que `aggiornarse´ a las circunstancias globales y al carísimo costo laboral y productivo para volver a ser competitivos”, dijo esta semana el presidente del bloque de diputados del PRO, Nicolás Massot. No importa si se trata del sector industrial o de servicios: "un empleado en Argentina cuesta 30% más caro en dólares que en Brasil y más de 50% más que en México". Y esto no solo porque "el salario en dólares de los trabajadores argentinos es más alto, sino por las `cargas sociales´ que hacen de la Argentina un país menos atractivo para invertir", expresaron desde IDEA, uno de los espacios empresariales más influyentes que reúne en nuestro país a las 400 empresas más grandes -entre las que se encuentran Mercadolibre o Techint, por ejemplo-. Las que eligen `invertir´ donde los trabajadores salgan más baratos, como si fueran una mercancía más.
La reforma laboral brasilera -ver "Reforma Carioca"-, llevada adelante tras el golpe institucional que desplazó de la presidencia a Dilma Rousseff, ha marcado un clima de época. A las decisiones de ese país deberían alinearse los demás gobiernos regionales. Marcos Galperín, economista de la CAME -empresas medianas- se refirió al tema a través de su cuenta de Twitter: "Viendo la reforma laboral brasilera, Argentina puede imitarla, salirse del Mercosur o resignarse a perder millones de empleos". La "resignación" se convierte en este círculo de antinomias en una opción ponderable por los movimientos populares pero no por el gobierno, que utiliza todo su poder económico, político e institucional para orientar a los trabajadores hacia esa opción, utilizando la conocida máxima de la negociación: "por las buenas, por las malas o por plata" -ver "Intervenciones y detenciones" y "Financiamiento a Obras Sociales"-.

Dirigentes sindicales
La visita de Triaca a CGT surtió efecto. El “Barba” Gutiérrez, unos de los históricos de la UOM e influyente cegetista valoró que el Gobierno “haya cambiado” la postura “de calificar al sindicalismo de mafioso” y consideró que “no ve motivo para un paro o una medida de fuerza” resultante del Confederal del martes.
Marcelo Peretta, del gremio de Farmacéuticos e integrante de las 62 Organizaciones Peronis-tas, dijo que "siempre viene bien una modernización”, enmarcada "en la negociación organizada y colectiva; la negociación individual es inequitativa y perjudicial para el trabajador", manifestó el dirigente quien, junto a otros referentes de "las 62", verá el Confederal sentado en el despacho junto a Ministros de la gobernadora Vidal, con quien se reunirán el martes.
La "reforma" no es algo que caiga tan bien en los oídos de uno de los sectores con mayor poder de fuego si de pisar la calle se trata: “Los camioneros vamos a resistir la reforma laboral como hicimos con Menem y De la Rúa”, dijo Pablo Moyano y rememoró los tiempos en que la CGT de los 90´ negociaba con el gobierno y “nuestra organización a través del MTA peleó en la calle".
Esta posición combativa fue compartida con la Corriente Federal de los Trabajadores -que reúne a Bancarios, Curtidores o Docentes Privados, por ejemplo- en una reunión realizada esta semana. Reclamarán continuar el Plan de Lucha. Plaini, de Canillitas y algunas regionales de CGT -como la cordobesa-, se expresarán en el mismo sentido.

Compartir

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar