Por Pablo Daniel Alaniz

Paolo

El viernes 29 de septiembre la comunidad universitaria y la ciudad de Río Cuarto tuvieron que lamentar la partida física de Paolo Cucco, producto de una enfermedad que no le dio tregua, con tan solo 24 años. La lucha incesante que dio a lo largo de este período en el que pudo torcerle el brazo de a ratos a la muerte, graficó su forma de ser en la vida, con sus grandes pasiones: la militancia, el futbol y el pueblo. Para todos los compa-ñeros que tuvimos la dicha de pasar a su lado, nos deja el legado de inspirarnos en él como un luchador incansable por las causas populares, militante de la vida. Estas líneas quedan cortas para expresar las enseñanzas que deja el compañero y amigo, que no se va condenado al olvido porque su ejemplo siembra y renace todos los días en cada lucha, encuentro, asamblea y conquista popular.
En esos intensos años de participación política en el que tuvimos el honor de transitar junto a él, podemos destacar que espacio donde pisó dejó una huella importante: la asamblea de historia, las elecciones de Centro de Estudiantes de Humanas, Consejo Directivo y Superior (donde presidió lista) en el FUNYP (Frente Universitario Nacional y Popular), en los relatos de fútbol, el apoyo escolar en los barrios IPV Bda. Norte y Mugica, la organización de la marcha de la gorra, y mucho más; se destacó esa voluntad inagotable de sostenerlos, de pensar las mejores alternativas dándole forma y voz a la lucha por una patria justa, libre y soberana, idea que lo marcaba desde que se levantaba hasta que se acostaba.
La entrega y compromiso que encarnaste en cada instante, se deben revalidar constan-temente, una máxima pregona que cada compañero vive en la lucha, el mejor homenaje es continuarla, en pos de mantener viva la memoria, los sueños y las banderas que levantaste.
Hasta la Victoria Siempre Compañero. Viva la Patria. Tus Compas de militancia.