CIUDAD. PROTEGER EL "BUEN PASTOR".

SantaEufrasia1SantaEufrasia2SantaEufrasia3SantaEufrasia4

La comunidad del Colegio Santa Eufrasia, vecinos y ex alumnos alertan sobre el avance del mercado inmobiliario sobre esta parte histórica de nuestra Ciudad.

Los usos

Muraleada, Feria y recorrido, el 28/10

Comenzaron la demolición

 

El miércoles 25 y el sábado 28 de octubre serán dos días de gran importancia para el edificio de la ex Cárcel Correccional de Mujeres y Asilo de Menores del Buen Pastor (CCAMBP), donde actualmente funciona el Colegio Santa Eufrasia (CSE). Joaquín Albornoz y Natalia Bertoccioni, integrantes de la organización social La Huella -que trabaja, entre otras cosas, en pos de la preservación de esta manzana-, comentan que en esas fechas, respectivamente, presentarán en el Concejo Deliberante (CD) "un pedido para declarar Patrimonio Histórico la construcción" y realizarán una "Muraleada" en la fachada por Santiago del Estero.
Aunque las paredes permanezcan erguidas desde 1903 y allí hayan funcionado un alojamiento de huérfanas, un espacio de reclusión de mujeres "inmorales", una escuela primaria, un centro de paso de presas políticas durante la última dictadura cívico-militar, dos colegios secundarios, entre otros -ver "los usos"-, la inminencia de la finalización del contrato de alquiler del CSE con la "Congregación de Nuestra Señora de la Caridad del Buen Pastor" ha puesto a la comunidad educativa, a organizaciones sociales y a vecinos en alerta. Los 114 años de historias de la manzana ubicada entre Colón, Santiago del Estero, Moreno y María Olguín pueden quedar a merced del "interés especulativo inmobiliario hacia un edificio grande, de terreno extenso y céntrico: es mucha la plata que pueden sacar de ahi, desarticulando nuestro Patrimonio Histórico que tiene Arquitectura, pero también marginación, represión, de todo", dijo el representante de La Huella, Albornoz.

Inicios
El Edificio nace cuando "la Municipalidad (bajo la intendencia de Alfredo E. Boasi, 1896-1905) en conjunto con la “Conferencia de señoras San Vicente de Paul” y la “Congregación de Nuestra Señora de la Caridad del Buen Pastor” lleva a cabo una serie de acciones como la subvención económica en subsidios" para la gestación y desarrollo del CCAMBP, indicaron desde La Huella.
El edificio comenzó a funcionar como cárcel y al mismo tiempo orfanato e internado. "Había por un lado pupilos y huérfanos, separados, pero recibiendo educación; y por otro los presos que estaban aislados de ellos", explica Bertoccioni. Igualmente, Albornoz remarca que "las pupilas estaban por un lado y las huérfanas por el otro, no tenían contacto entre ellas. Las pupilas eran más beneficiadas en cuanto a calidad de vida. Las huérfanas estaban en un patio más chiquito en condiciones más precarias". Comentan que, por archivos y fotos encontradas, hay "muchas de las niñas tienen rasgos originarios, y eso lo vinculamos con la cuestión de la erradicación de los ranqueles, el desmembramiento de esas familias y sus identidades", explica Albornoz. "Muchas de las chicas que salían de ahí terminaban trabajando como empleadas domésticas ya que les enseñaban cocina, costura", remarca Bertoccioni.
En cuanto a las reclusas del "Buen Pastor", eran aquellas mujeres "consideradas inmorales, como ser prostitutas, o mujeres que habían cometido delitos", describe Albornoz.

Sitio de la Memoria
Desde La Huella advierten que este es "el único sitio de la Memoria del Sur de Córdoba que está en riesgo de demolición". Durante la última dictadura, el Buen Pastor fue un lugar de paso, donde llevaban presas políticas que después trasladaban. "Tenemos al menos cuatro testimonios de sobrevivientes que denuncian violaciones y otras situaciones terribles", relata Bertoccioni. "Una de esas historias es la de una chica detenida cuando iba al secundario en 1975. Una profesora la denunció y la fueron a buscar porque militaba en el Partido Comunista", describe Bertoccioni.
Estos relatos y otras pruebas, suscitaron a que en 2013 el Concejo Deliberante aprobase la declaración del lugar como Sitio de la Memoria e instase a la colocación de una placa conmemorativa en el lugar "que por algún motivo que debemos determinar no fue colocada a pesar de haber una Ordenanza que así lo indicaba", remarca Albornoz. Este reconocimiento oficial servirá de argumento en la presentación al CD.